Bienvenido al oráculo que te ayudará
a descubrir cómo irá tu próxima cena de Navidad.

Bienvenido al oráculo que te ayudará
a descubrir cómo irá tu próxima cena de Navidad.

No seas impaciente,
el oráculo volverá en unos minutos.
¡No tientes a la suerte!

Cerrar

Bienvenidos, amigos y amigas.

Os encontráis en mi rincón más personal y secreto. Aquí conoceréis el cuándo, el dónde, el cómo y el porqué decidí embarcarme en el camino de la evangelización para vuestras cenas de empresa.

¿Sabéis por qué? Porque cuando fui a mi primera cena de empresa todavía pagábamos en pesetas y me metí en tantos fregaos, que me costó más de un curro. De aquella no se llevaba Internet, pero ahora, aquí estoy yo, para iluminarte con mi experiencia y hacerte bailar los temas de Juan Magán sin que te ganes la carta de despido.

¡Sigue mis consejos y la cena de Navidad será tuya!

Sabes, y sé, que todos, alguna vez que otra,
la hemos liado. Para bien o para mal.

¡DALE AL COCO Y COMPARTE
TUS PERLADAS AQUÍ!

I. Amarás los días sin resaca sobre todas las cosas
Alabarás el cáliz de agua entre copa y copa para mantener hidratado y esbelto tu cuerpo.
II. No tomarás el nombre de tu CEO en vano
Y si lo haces, sabrás que al día siguiente su mirada te perseguirá allá donde vayas.
III. Santificarás las fiestas
Y ya está. Es un imperativo. Hazlo y pásalo en grande.
IV. Honrarás a tu padre y a tu madre
Y lo harás por una cena de Navidad que te haga gritar “madre mía” de alegría y no de vergüenza.
V. No matarás… la ilusión de quien quiere hacer piña
Si tu prójimo desea invitarte a un baile, una copa o una batallita, lo aceptarás.
VI. No cometerás actos impuros
Te alejarás de aquellos seres malvados que invoquen a tu belcebú más profundo.
VII. No rapiñarás
Recordarás por el bien de todos que cuando se divide la cuenta: se paga. Primer aviso.
VIII. No dirás falso testimonio ni mentirás
No citarás jamás a Thalía recordando que si no te acuerdas, no te acuerdas, es que no pasó.
IX. No tendrás pensamientos ni deseos impuros
Resistirás a las ideas más exóticas que te harán arrepentirte de lo realizado.
X. No codiciarás los bienes ajenos
¿Desearás guardar a escondidas todo el catering en tus tuppers de Ikea? Recuerda: es triste pedir, más triste es robar.